• Dr. Villalobos

Información sobre Dolor de Rodilla

Actualizado: 23 de dic de 2019


Dolor de rodilla


En la ajetreada vida que llevan muchas personas, comienzan a aparecer dolencias que antes no existían y que muchas veces no son tomadas en cuenta cómo debería ser. Esto es justamente lo que ocurre con el dolor de rodilla. Son muchos los afectados pero muy pocos los tratados. Te preguntarás a que quiero ir con todo esto, muy simple, a que debes comenzar a tomar conciencia de tu cuerpo, aprender a oírlo cuando aparece algún tipo de malestar y ser lo bastante responsable como para ir a ver un médico si es necesario.


Recuerda que lo más fácil y lo más económico es prevenir, porque con una lesión crónica, incluso puede ser necesaria una operación, y está claro, que una operación te toma más tiempo de recuperación y con ello una mayor inversión.

Con el siguiente artículo, quiero que entiendas qué es un dolor de rodilla, para que comiences a prestarle la atención necesaria; también, te mostraré las causas de este desagradable dolor; dolor de rodilla tipos; los síntomas; y por supuesto, el modo de prevención. ¿Listo para comenzar con esta excursión informativa? Yo soy Elisa Morales.


El desagradable dolor de rodilla



Un porcentaje muy elevado de la población sufre de estas molestias, pero como muchas veces el dolor es leve, no toman las precauciones necesarias. Por otra parte, el dolor puede comenzar leve, para luego ir empeorando, y es en este grupo donde se encuentran los pacientes que sí visitan al médico, pero solo porque esta molestia les afecta en el desarrollo de sus actividades normales del día a día.

Ahora que entiendes que el dolor de rodillas no es para nada normal, ni siquiera en los casos que sea leve, podemos pasar a la siguiente etapa.

Las causas del dolor de rodilla

Ya que, en este momento entiendes que si el dolor de rodilla es leve o intenso no es algo normal, es importante pasar a conocer el dolor de rodilla causas. Las principales son:


· El sobrepeso o la obesidad. Al encontrarte con un exceso de kilos, la estructura de tu cuerpo que se ve más afecta son las rodillas, porque deben soportar todo el peso corporal extra, haciendo que actividades tan comunes como bajar las escaleras, pongan en riesgo esta parte de tu cuerpo.


· Uso excesivo de la articulación. Generalmente le ocurre a los deportistas por realizar movimientos repetitivos.


· Falta de fuerza muscular y flexibilidad en la articulación. La ausencia de estas dos cualidades físicas podría facilitar la aparición de dolor en las rodillas.


· Deportes específicos. Existen algunas disciplinas deportivas que tienen muchos saltos y giros, lo que aumenta las posibilidades de caer.


· Una lesión previa. Este factor hace que tengas más probabilidades de volver a lesionarte.



Antecedentes familiares como la artritis. La cual puede desarrollarse como una artrosis, que en la mayoría de los casos, el factor principal es el desgaste en el cartílago de la rodilla; una artritis reumatoide, enfermedad autoinmunitaria que puede afectar a cualquier articulación de tu cuerpo; la popular gota, que suele aparecer cuando en la articulación de la rodilla se acumulan cristales de ácido úrico; la seudogota, que se tiende a confundir con la gota, porque también es una acumulación, pero en este caso de cristales con calcio que se forman en el líquido sinovial; artritis séptica, cuando tu rodilla se infecta, lo que hará que esta se hinche y te duela.


· Lesiones. Una lesión en esta parte de tu cuerpo trae consigo la alta probabilidad de que se dañe algún ligamento, cartílago, hueso, o bolsa sinovial. Las lesiones de rodilla más frecuentes son: lesión de ligamento cruzado anterior, que en palabras simples, es un desgarro en el ligamento, y tiende a manifestarse en jugadores de fútbol y basquetbolistas; fracturas, en las cuales los huesos de la rodilla se rompen, puede ocurrir por algún tipo de choque o por osteoporosis; desgarro de menisco, que ocurre cuando el amortiguador principal de las rodillas se rompe; bursitis, corresponde a la inflamación de las bolsas sinoviales; y la tendinitis rotuliana, la cual afecta a los tendones a través de inflamación e irritación.


· Problemas mecánicos. Algunos problemas que pueden llegar a causarte dolor en la rodilla también son: el dolor de cadera o de pie, esto quiere decir, que si tienes un problema en alguna de estas partes de tu cuerpo, inconscientemente modificarás tu postura y tu forma de caminar, lo que causará a la larga dolor de rodilla; un cuerpo suelto, y no se trata de que no puedas controlar los movimientos de tu cuerpo, sino, que a causa de una lesión en el hueso o cartílago se desprenda un pequeño fragmento que se desplace a la rodilla; luxación en la rótula, al deslizarse fuera de su lugar la parte frontal de la rodilla; y el síndrome de la banda iliotibial, cuando esta banda se vuelve tensa y roza el fémur, es común que le afecte a ciclistas y corredores de fondo.

Como ves, el dolor de rodilla causas son muy variadas, y el poder detectarlas a tiempo te ayudará a encontrar el mejor tratamiento.



Presta mucha atención a los síntomas


No olvides que los síntomas del dolor de rodilla pueden aparecer de manera sutil, lo que en ningún momento te será motivo de preocupación, o se pueden ir incrementando en el tiempo. Por eso es importante que estés alerta y conozcas los síntomas que pueden acompañar este incomodo dolor. A continuación, los signos más comunes según la Clínica de Mayo:


· Sonidos atípicos de crujidos o chasquidos en tu rodilla.

· Comenzar a sentir la rodilla rígida y observar inflamación.

· Ser incapaz de regresar la rodilla por completo a su lugar.

· Sentir inestabilidad y debilidad en la articulación.

· Observar enrojecimiento en la zona y sentir un aumento de la temperatura al tocarla.


Cómo saber cuándo consultar con un especialista


Si ya comenzaste a sentir dolor de rodilla, aunque este sea leve, por nada del mundo te hagas el valiente, lo mejor es que consultes con un médico. De seguro te estás preguntando cuál es el momento oportuno para hacerlo, si presentas alguna de las siguientes molestias, lo mejor será dejarte asesorar por un especialista.



Tu rodilla está demasiado hinchada, y por más que aplicas hielo local, esta no disminuye; tu rodilla o tu pierna (en la parte de la rodilla) presentan una deformidad demasiado evidente; sientes un dolor intenso, ya que te acabas de lesionar; ya no aguantas el peso sobre tu rodilla y sientes como si esta se fuera a salir; eres incapaz de flexionar y extender la rodilla en sus rangos más amplios de movimiento; además de que la rodilla esté hinchada, esta enrojecida y con fiebre.

Todos estos son signos de alarma, otros síntomas, más sutiles son la disminución en la fuerza y el rango de movimiento.


Tipos de dolor de rodilla

Para que puedas aprender a identificar mejor esta molestia, es que te hablaré acerca del dolor de rodilla tipos. Me parece muy relevante que entiendas de qué te estoy hablando y quede de esta manera estés preparado para detectar y distinguir un problema en esta importante articulación.


Además, esta articulación es considerada por los especialistas como la mayor articulación en el cuerpo, y la que es más sometida a grandes esfuerzos. Precisamente por lo mencionado anteriormente, es que, las rodillas corren un mayor riesgo de lesión.

Dolor agudo


Este tipo de dolor, se produce al exponer tu rodilla a una fuerza externa. En general, la combinación externa más peligrosa es la flexión y torsión al mismo tiempo, así como el ponerte de pie muy rápido sosteniendo un peso muy elevado. Atención con esos movimientos, porque de inmediato comenzarás a sentir el dolor.


Dolor crónico


La gran diferencia del dolor crónico con el dolor agudo, es que el dolor de tipo crónico, va apareciendo de forma paulatina. Sentirás como la intensidad del dolor va aumentando poco a poco con el pasar de las semanas, los meses e incluso los años.

En el caso de este tipo de dolor, podrás sentir que luego de un gran esfuerzo es cuando más te va a doler. Los pacientes que han padecido de dolor de rodilla crónico, lo describen como un dolor de puesta en marcha, en otras palabras, que al aumentar la intensidad de la actividad duele más, pero al volver a la calma, el dolor comienza a disminuir.

El dolor crónico está causado principalmente por la inflamación en la zona de la rodilla o la degeneración de esta.


¿Qué exámenes se realizan?


Para detectar mejor el tipo de lesión que tengas, las alternativas son tomarte una radiografía o una resonancia magnética. La ventaja de estos exámenes, es que tu médico sabrá con mayor precisión qué es lo que tienes y con ello elegir el tratamiento más óptimo.

Cada diagnostico tendrá un tratamiento específico, que en general, es con medicamentos determinados, rehabilitación con un fisioterapeuta o una cirugía.


La terapia



Si ya tienes en tus manos las causas y el tratamiento a seguir, lo mejor que puedes hacer es rehabilitarte con especialistas, los cuales encuentras en nuestro centro Terapias Elite. Te aseguro quedarás en las mejores manos.


La terapia que tengas que seguir, va a depender del tipo de lesión que hayas tenido. En la mayoría de los casos, es suficiente con dejar de realizar grandes esfuerzos con la rodilla. Pero en casos más extremos será necesaria una cirugía.


Después de esta intervención vendrá la terapia, que tiene como objetivo principal devolver la amplitud de movimiento normal a tu articulación y fortalecer la musculatura relacionada a la biomecánica de la rodilla. Lo ideal, es que la terapia de rehabilitación la inicies con un fisioterapeuta y la puedas finalizar con un entrenador, para poder realizar un trabajo multidisciplinar y completo.


Lo mejor es la prevención

La mejor alternativa siempre será la prevención. No es necesario llegar a la operación o a la terapia si puedes evitar esta desagradable molestia. Los siguientes consejos te pueden ayudar a prevenir una lesión y posible deterioro de la rodilla.



· Mantén tu peso dentro del rango normal. Es importante que puedas tener un peso saludable para no ejercer tanta tensión en tus rodillas, recuerda que con el aumento de peso puedes generar una artrosis.

· Entrena a conciencia. Ya te lo comenté más arriba, es fundamental que realices una buena técnica, sea el deporte que sea o la actividad física que sea. Ante cualquier duda, acércate a un entrenador que te pueda ayudar.


·

Preocúpate de mantenerte en forma. Si vas a practicar cualquier tipo de actividad física, debes preparar correctamente tus músculos para las exigencias que imple la práctica. Si tu cuerpo está acostumbrado al entrenamiento, tienes menos posibilidades de lesionarte con un movimiento.


· Entrena con inteligencia. Si ya tienes un dolor en tu rodilla o has tenido una lesión, lo mejor será buscar actividades de bajo impacto para esta articulación, como por ejemplo nadar.


· Fortalece tu cuerpo y gana flexibilidad. Estos dos factores son claves para evitar lesiones. Nunca pierdas de vista el fortalecimiento de tus cuádriceps, musculatura principal en el trabajo de la rodilla. Integra también en tu entrenamiento ejercicios de estabilidad y equilibrio, para que los músculos de alrededor de tu rodilla trabajen mejor. Y no olvides, que al finalizar cada sesión debes estirar para ir ganando flexibilidad.

Espero haber podido ser muy clara en las explicaciones y en lo serio que puede llegar a ser un dolor de rodilla. Es fundamental que entiendas cuáles son los motivos que pueden generar una lesión, dolor de rodilla causas y dolor de rodilla tipos. Pero recuerda que lo mejor, siempre será la prevención. Y si de rehabilitación se trata, no le des tantas vueltas y consulta con los especialistas de Ortomédica.

4 vistas

Citas

 

01 800 444 05 90

 

(866) 970- 1148

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

2020 Ortomédica MX. Joint Replacement Center.

Health and Wellness Centers

Mexico City, Mexico